Hogar realiza conversatorio abierto a la comunidad

Acercar a más personas a las temáticas sobre los adultos mayores fue el objetivo del Primer Conversatorio sobre “Envejecimiento y Redes de Apoyo”, realizado el 14 de enero en el Hogar Nuestra Señora de La Paz de Fundación Las Rosas, en Ñuñoa.

Conocernos, abrir nuestras puertas a la comunidad y escuchar voces de diversos actores involucrados con la problemática de las personas mayores en Chile, fue el positivo balance de este primer encuentro abierto a la comunidad, que además sirvió para robustecer la vinculación entre los residentes con los vecinos, apoderados, padrinos y autoridades de la Fundación, que participaron en la jornada.

Redes de Apoyo

La psicóloga del Hogar, Patricia Pinto, fue la encargada de moderar la conversación, que abarcó diversos temas, como la soledad, el abandono, la importancia de contar con redes de apoyo en salud, la familia y con los pares. La mesa de expositores estuvo compuesta por el Gerente General de la Fundación, Edgardo Fuenzalida; Karlo Ferdon, ilustrador y creador de la tira cómica “Don Serapio”; Jennifer Carrillo, Asistente Social del CESFAM Salvador Bustos; Nelly Marín, Auxiliar cuidadora de Fundación Las Rosas; Carlos Alvear, representante de los familiares de los adultos mayores que residen en el Hogar y Jorge Monsalve, representante de los voluntarios de Bice Vida.

Edgardo Fuenzalida destacó que “en Fundación Las Rosas conocemos la influencia del abandono y la soledad en el bienestar de las personas mayores; de hecho, no más del 20% de nuestros residentes recibe frecuentemente visitas de algún familiar. Esto es preocupante ya que algunos estudios internacionales afirman que la soledad en los adultos mayores equivale al daño fisiológico de fumar 15 cigarrillos diarios”.

El artista Karlo Ferdon llamó a “no dejar a los abuelitos encerrados en sus piezas e integrarlos a la familia, con sus pares, que deben ser sus primeros amigos”. Asimismo, desde su experiencia de cuidado directo, Nelly Marín ratificó la importancia de contar con redes de apoyo en la tercera edad: “Para acompañar a los abuelos hacen falta los familiares, los voluntarios, para que estén con ellos y puedan vivir con felicidad. Nosotros somos la familia de ellos, yo los considero así. De hecho, es algo maravilloso trabajar con abuelos, ellos entregan mucho”, explicó.

Recommended Posts