«Dichoso el que cuida del pobre y desvalido, en el día del peligro el Señor lo librará». Salmo 40