ESPIRITUALIDAD_etiqueta

Historia

El Santuario a María Santísima, ubicado en Rivera 2005 comuna de Independencia, es el lugar desde donde la Santísima Virgen entrega el carisma del servicio fraterno hacia los adultos mayores de los Hogares de Fundación Las Rosas, siendo el encuentro con el Señor la base de los cuidados de sus residentes. Asimismo acompaña Ella en su historia de salvación a las personas mayores que peregrinan al Santuario y entrega la gracia de envejecer siendo “pilares fuertes de la fe evangélica, custodios de los nobles ideales, hogareños, tesoros vivos de sólidas tradiciones religiosas” (S.S. Benedicto XVI).

Este Monumento Nacional fue consagrado en 1862, acogiendo a la congregación de religiosas del Buen Pastor y en él se realizaron distintas obras de caridad en favor de la mujer en situación de riesgo social. En 1982, la congregación lo dona a Fundación Las Rosas a través de Arzobispado y Monseñor Sergio Correa establece aquí la Sede Central de la Fundación y los Hogares Juan Pablo I, Nuestra Señora de las Rosas y Madre de la Divina Providencia.

Es abril de ese mismo año, mediante decreto N°159, su eminencia el Cardenal Juan Francisco Fresno, erige este templo como “Santuario a María Santísima”. Su fiesta principal es la Visitación de María (31 de mayo), donde se recibe el carisma y la misión del cuidado de los adultos mayores más pobres y desvalidos.

Es abril de ese mismo año, mediante decreto N°159, su eminencia el Cardenal Juan Francisco Fresno, erige este templo como “Santuario a María Santísima”. Su fiesta principal es la Visitación de María (31 de mayo), donde se recibe el carisma y la misión del cuidado de los adultos mayores más pobres y desvalidos.

En el Santuario se celebra la Eucaristía diariamente a las 12 horas, el rezo del Santo Rosario y los sábados desde las 11 horas, la Adoración al Santísimo Sacramento.

¡Invitamos a toda la comunidad a conocer este hermoso Templo dedicado al Adulto Mayor, fuente de la misión y espiritualidad de Fundación Las Rosas!

“Dichoso el que cuida del pobre y desvalido, en el día del peligro el Señor lo librará”. Salmo 40

0