ETIQUETA

La Iglesia ha confiado en Fundación Las Rosas el cuidado de los Adultos Mayores más pobres y desvalidos del país. De ese mandato nace la misión pastoral de acompañar en el encuentro con el Señor a todos los residentes, guiándolos por el camino de la oración y la espiritualidad y entregándoles día aa una esperanza de cielo.

El encargado de velar por el cumplimiento de la misión es el Capellán, cargo de designación exclusiva del Arzobispado de Santiago, que desde el año 2002 desempeña el Pbro. Andrés Ariztía de Castro. Él ha aceptado el llamado del Señor Jesucristo de servir a la humanidad en el espíritu expresado por Lucas 4:18 -19 que dice:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor”.

Guiados por el Padre Andrés, religiosas y capellanes, presentes en cada uno de los 30 hogares, realizan la hermosa labor de escuchar, apoyar, aconsejar e intervenir en momentos de crisis y congoja a todos los residentes. Asimismo, son los encargados de dar forma a las actividades de eucaristía, oración, rezo del rosario y lectura de las sagradas escrituras.

CAPELLÁN GENERAL
Pbro. Andrés Ariztía de Castro.
Teléfono: +562 2730 7100

Actividades de capellanía

El rezo diario del Santo Rosario, la escucha de la Palabra y la Eucaristía hacen que nuestros hogares sean la antesala al cielo.

La Eucaristía, fuente y cumbre de la vida y misión de la Iglesia, es fuente y cumbre de nuestro quehacer y misión. Quien se alimenta con el Pan de Cristo no puede quedar indiferente, al comulgar es Él quien actúa a través nuestro, con Él y en Él todo se resuelve. La Eucaristía es un llamado a comprometernos para multiplicar lo que tenemos, para que a nadie le falte lo necesario, es escuela de caridad y de solidaridad.

Leer las sagradas escrituras da sabiduría al alma, eleva la mente al cielo, hace al hombre agradecido, nos impulsa a no admirar las realidades de aquí abajo, sino a vivir con el pensamiento puesto allá arriba, a realizar todas nuestras obras con la mirada fija en la recompensa que nos dará el Señor.

Gracias a ellas, podemos conocer la providencia de Dios, siempre dispuesta a prestar auxilio; la valentía de los justos, la bondad del Señor, la grandeza de los premios.

Es la oración la que explica esta obra de Dios. En el ofrecimiento diario de los dolores y pérdidas de cada uno de las personas mayores que acogemos, está nuestra mayor riqueza frente a Dios.

El rezo diario del rosario tiene tres fines: Es un acto de amor a Dios y a la Santísima Virgen; es un acto de reparación de nuestros actos; y es un medio de apostolado, en que pedimos por la Iglesia, los sacerdotes, el Papa, los enfermos, los que sufren; por la conversión de los pecadores, la unidad familiar, las guerras. Por todo aquello que nos importa.

Las 11 congregaciones religiosas que hacen vida en los hogares de Fundación Las Rosas favorecen la creación de un ambiente en el cual germina y crece la fe, ayudando a los residentes a vivir su ancianidad en paz y serenidad.
Las religiosas, siguiendo su vocación de santidad, benefician la labor de los residentes, auxiliares, colaboradores y voluntarios, guiándolos en su fortalecimiento espiritual.

•   Asociación de Fieles Siervas del Plan de Dios
•   Franciscanas de la Inmaculada Concepción
•  Siervas del Santísimo y la Caridad
•  Aliadas Carmelitas Descalzas de la Santísima Trinidad
•  Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres
•  Domínicas hijas de Nuestra Señora de Nazareth
•  Canonesas de la Cruz
•  Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación
•  Misioneras de San Antonio María Claret
•  Hijas del Sacramento Corazón de Jesús
•  Misioneras de la Caridad de María Inmaculada

Dichoso el que cuida del pobre y desvalido, en el día del peligro el Señor lo librará”. Salmo 40

0