“La importancia del cariño” | Luis Toledo. Residente

LUIS TOLEDO nació en la ciudad de Talca, en plena Región del Maule. De 84 años, ha vivido los últimos dos en el Hogar Madre de la Divina Providencia de Independencia. Nacido y criado en el campo, expresa que sería feliz con un pedacito de tierra. “Lloro sin decirle a nadie cómo extraño el campo”, comenta conmovido.
Estremece ver a don Luis socorriendo a los más impedidos; los lleva en la silla de ruedas al come¬dor, a la capilla, al baño… Es incansable, no deja de ayudar una y otra vez, día a día, hasta que la noche se hace presente.
“Mi encanto es la Misa y el Rosario. Cuando falto a un Rosario me parece que fuera un mes.” Don Luis ha hecho muy buenos amigos con “los viejitos”. Su deseo, exclama emocionado, es “que ame a Cristo y que sea santo y en segundo lugar… que pueda ir a la feria a vender sopaipillas…” Comprendemos con don Luis el gran don de Dios de llegar a la ancianidad con la aspiración seria de ser imagen de Jesucristo. De ello dimana un encanto especial. Y vemos que este es también un tiempo de prueba y a la vez un tiempo de siembra, tiempo de obrar el bien y de labrar el destino eterno. La vejez nunca es una etapa vacía o estéril, en cambio es época de lucha ascética, de heroísmo, de santidad. “Al irme yo, quisiera que mi pensión quedase en esta casa”, concluye lleno de gratitud.

Recent Posts
0