“Daremos lo mejor de cada una hasta el ultimo de sus días”

Quien lleva cuatro años trabajando como auxiliar en el Hogar Madre de la Divina Providencia de Independencia, enfatiza que para este trabajo es necesario tener vocación.

“Para mí la mejor retribución es el constante agradecimiento de los residentes con una palabra o un gesto de cariño. En este Hogar, los abuelos dependen mucho de nosotros para levantarse, acostarse y bañarse, pero también somos parte de sus pequeños logros en las terapias, recordamos sus historias y los escuchamos”.

Cuando pueden los llevan al supermercado para que no se olviden de los lugares, sepan cómo suben los precios y vayan así ejercitando su memoria.

 

Recent Posts
0