Colaboradores de Inversiones ENEX participaron en emotiva jornada de voluntariado en Fundación Las Rosas

En un hecho inédito, 160 colaboradores de las distintas áreas de la Empresa Inversiones Enex, visitaron tres de los 30 hogares que tiene La Fundación Las Rosas, para participar en una emocionante jornada de voluntariado.

Con entusiasmo y solidaridad, 160 colaboradores de la empresa Inversiones ENEX, de distintas regiones del país, participaron de una maravillosa actividad de voluntariado, realizando trabajos de aseo, limpieza de vidrios, jardinería, pintura y mejoramiento de espacios comunes, todos trabajos muy necesarios para nuestras residencias, que acogen adultos mayores en situación de abandono y vulnerabilidad. También tuvieron la oportunidad de compartir con los abuelos, entregándoles cariño y alegría.

La convocatoria fue catalogada como histórica por el padre Andrés Ariztía, capellán de la fundación, pues “es la primera vez que un voluntariado corporativo logra reunir a tan alta cantidad de personas. Cada uno llegó con una energía enorme, compromiso y un entusiasmo admirable. Por lo mismo, nos sentimos agradecidos de la empresa, por permitirles vivir esta experiencia. No sólo hermosearon los hogares, sino que entregaron un momento de fraternidad y cariño a los residentes. Estoy seguro que ellos atesorarán esta jornada en sus corazones por mucho tiempo”.

Desde el año 2010 Fundación Las Rosas trabaja directamente con empresas que buscan hacer un aporte a la sociedad a través de su capital humano y sus recursos. En particular, a través de la donación de conocimiento, tiempo y motivación de sus colaboradores en instancias como acompañamiento a los residentes, trabajos de reparación en hogares y actividades de entretención, entre otras. En esta oportunidad la empresa Inversiones Enex -licenciataria de Shell y UPA en Chile- respondió al compromiso adquirido, tras firmar un convenio de colaboración en octubre del año pasado. Por medio de este acuerdo, se puso en marcha una campaña en la que por cada compra que se realice en las tiendas de conveniencia Upa! y Upita a lo largo del país, los clientes tienen la opción de realizar un aporte voluntario de $200 pesos, equivalente a un desayuno para un residente de la Fundación.

Juan Enrique Cahis, Gerente General de Inversiones Enex, lideró una de las cuadrillas de trabajo y se mostró satisfecho con lo realizado. “A través de esta actividad quisimos incentivar a nuestros funcionarios y darles la oportunidad de conocer el resultado de una campaña que lleva 6 meses de ejecución y que ha sido un éxito. Compartiendo con estos adultos mayores pudieron darse cuenta que los $200 pesos que solicitan cada día como colaboración en nuestras estaciones, sirven para mantener una obra de compromiso que les permite a estos abuelos tener una mejor calidad de vida. Sabemos que esto realmente cambiará su forma de pensar y hará que, cada uno sienta esta campaña como propia”, aseguró.

Durante la jornada se vivieron momentos de reflexión y bastante emotividad. “Venir hoy a participar de esta actividad llenó mi corazón de alegría, pero a la vez quebrantó mi alma. Es imposible no pensar en la soledad en que viven estos adultos mayores, y lo difícil que es entregarles una vida digna. Por lo mismo, me comprometo a hacer mía la campaña que la empresa inició hace tiempo con la fundación, porque siento que es una obligación para mí”, afirmó Fabián Zambrano, gerente de tienda.

Por su parte, Karen Montero, asistente de gerencia de Concepción, fue tajante al señalar “es necesario hacernos cargo de nuestros adultos mayores. No podemos dejarlos al amparo de una sociedad que no hace nada por ellos, y por lo mismo, agradezco a la empresa y a la Fundación la oportunidad de vivir esta experiencia. Sin duda nos une como equipo de trabajo, pero lo más importante es que nos enseñó una realidad que está frente a nuestros ojos y que muchas veces no queremos ver”.

Los más contentos y agradecidos de la solidaridad de este grupo colaboradores fueron los residentes de los tres hogares beneficiados. La alegría inundó cada pasillo y llenó de amor sus corazones.

“Para nosotros fue una bendición que estos jóvenes vinieran a nuestro hogar. Me siento muy agradecida con la empresa por incentivar este tipo de actividades, ya que pude compartir con personas maravillosas. Limpiaron, arreglaron nuestro jardín y se dieron el tiempo de acompañarnos. Para mí eso tiene un valor incalculable, y espero de todo corazón que vuelvan, para disfrutar otra vez de su solidaridad”, aseguró Esmeralda Durán, residente desde hace 20 años.

En esta oportunidad participaron los hogares Nuestra Señora de Las Rosas (Nº 3); Juan Pablo I (Nº7) y Jesús Crucificado (Nº 12). Se espera que durante el año se realicen nuevas actividades, en otro hogares de Santiago y regiones, con el mismo éxito que tuvo esta jornada de voluntariado.

Recent Posts
0